Imprimir

EL TIKI TAKA DE LOS MEDIADORES

Escrito por Antonio Fernández Rojo.

EL TIKI TAKA DE LOS MEDIADORES

Bernard S. Mayer en “Más allá de la neutralidad” reflexiona sobre la mediación como campo profesional. ¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos? ¿Por qué no se utiliza más?  Os invito a su lectura. 

Celebramos el aniversario de la  R(98) de 21 de enero 1998, también es  el año en que empecé a acumular mediaciones y por ello me permito compartir y aconsejar sus reflexiones. Las personas no acuden de buena gana y de forma natural a un mediador, o se les ordena o tienen que ser persuadidas. Por tanto, hay muchas más personas que quieren actuar  como mediadores que personas que pretendan usar estos servicios. Hay gente interesada en la formación, pero si el interés profesional es superior a su utilización, será cada vez más reticente  en lo que respecta a la formación.

He participado en múltiples  foros con tribunas en las que a menudo he querido adivinar cuantas mediaciones acumulaban  cada uno de los expertos intervinientes, con resultados imaginario lamentable. También  en encuentros en que los mediadores, nos seguimos enredando en definir qué es la mediación, cuando no, me han llevado a preguntarme si practicamos lo que predicamos. Así que, estoy de acuerdo con Mayer, en que hemos sido  más un movimiento que una actividad profesional.

Tras la regulación legal, ha habido un explosión de la formación de  mediadores, hasta alguna que parecen como para aprender a nadar o torear,  donde no se ve el agua ni siquiera una vaquilla.  La oportunidad para la formación tiene su ciclo y ya va en declive. Y tras cada curso han surgido mediadores y asociaciones interesados en la profesionalización.

Bienvenidos también las Instituciones que encuentran una oportunidad de contenido en la mediación, Colegios Profesionales, Cámaras de Comercio, Notarios, y las Administraciones que suplen, más con interés,  la falta de paraguas presupuestario. Pero como mediadores, ¿queremos  construir una profesión de la mediación o dejarla en el ámbito institucional sin mayor provecho que para quienes impartan la formación ligada a ellas? ¿Queremos clientes de la mediación?

Cliente significa alguien dispuesto a pagar por un servicio.  Estamos en la fase de  atracción, mediante el aumento del conocimiento del servicio para despertar el interés por su uso.  Para ello debemos actuar con pautas
de marketing, que no es solo predicar nuestra fe, con la que los mediadores estamos encantados de conocernos. Se trata de ver ¿qué valor aportamos a posibles clientes? Quienes tienen las respuestas, tienen caras y ojos, están en la calle, si salimos a la calle y vamos a por ellos, nos responderán. Son quienes nos enseñan por donde tenemos que ir, conversando con los segmentos que enfoquemos.

Si no tenemos esta visión comercial y solo nos dedicamos a pasarnos la pelotita, nos puede pasar como a un futbolista con la puerta vacía, que ni siquiera chuta porque no tiene el gol en la cabeza. Hay muchos directivos, entrenadores y jugadores pero no tenemos afición porque no reciben la emoción de los goles.

Que la celebración del día 21 nos sirva para tener la cabeza en el marcador y en las gradas más que en los vestuarios y  en los palcos.

Antonio Fernández. Mediador.

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
De acuerdo