Imprimir

La Mediación Como Un Recurso Preventivo al Bullying

Escrito por Laura Correa Maini.

El acoso escolar, o bullying, es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares.

Tú hijo/a  puede ser el acosado, el acosador o el observador.

 

El acosado:

Generalmente, son niños/as que no disponen de recursos o habilidades para reaccionar, poco sociables, sensibles y frágiles, no reaccionan por vergüenza o conformismo, siendo muy perjudicados por las amenazas y agresiones. 

Son especialmente vulnerables los chicos y chicas tímidos, introvertidos, hiperactivos o con alguna característica física diferenciadora, como la obesidad o la necesidad de usar gafas. También los que tienen especial brillantez académica, o quienes han sido alguna vez  los «pelotas» ante los ojos del grupo. Las víctimas suelen ser cautas, sensibles y tranquilas. A veces, reaccionan con llanto o alejándose cuando son atacadas.

El acosador: 

Tiene una personalidad conflictiva, con carencias afectivas y baja autoestima. Obtiene satisfacción del sufrimiento que produce sobre el acosado, porque así se siente importante y fuerte. No acosa de forma aislada, sino que constituye un grupo. Suelen ser líderes, pero basan el liderazgo en el miedo que provocan a los demás. No tienen grandes habilidades, pero quieren destacar, así que lo hacen dominando a los demás. Suelen ser impulsivos y se enfadan con facilidad. Muestran escasa empatía hacia la víctima. Pueden ser desafiante y agresivos con los adultos. 

Poseen un modelo agresivo en la resolución de conflictos, presentan dificultad para ponerse en el lugar del otro, y tienen muy poca empatía. 

Los agresores ejercen su acción contra su víctima de diversas formas: les golpean, molestan, provocan, les nombran de una forma desagradable o despectiva, les generan rumores,  bulos, les aíslan del grupo, les ofenden y les anulan.

El agresor acosa a la víctima en los baños, en los pasillos, en el comedor en el patio, reservando sus acciones durante la ausencia de mayores. En algunoscasos, el acoso sobrepasa las paredes del colegio, pasando a ser telefónico e incluso por correo electrónico.

Los observadores

Son de forma mayoritaria los compañeros de las víctimas y de los agresores. Entre los observadores suele producirse una inhibición a intervenir ante las situaciones de maltrato. Esta inhibición está motivada por el miedo a ser incluido en la agresión o en el círculo de la victimización.

Los agresores necesitan del silencio y la complicidad de los observadores para continuar con su conducta. La violencia que ejercen sobre las víctimas tiene en los observadores un efecto disuasorio que les impide denunciar, pero en numerosas ocasiones llega incluso a producirse un contagio social que hace que los observadores se impliquen directa o indirectamente en la agresión.

Pero, y los adultos Padres/madres /tutores /maestros/personal del colegio; qué papel jugamos en esta realidad que crece año tras año en nuestro país?

Cada vez parece  más difícil educar a nuestros hijos en valores, cuando en los medios de comunicación (televisión, radio, redes sociales) el insulto, la rabia, la falta de respeto, se los representa como algo normal y aceptable….

Los adultos somos los que tenemos la llave de la educación de nuestros hijos/as; de nosotros depende que nuestro hijo/a sea una gran persona o que no lo sea, que sea respetuoso con el medio ambiente, con las personas y en general con su entorno o que piense que el mundo le pertenece y que todo gira a su alrededor.

La prevención del acoso escolar es una labor que comienza en las casas y sigue en el colegio. Debemos educar en empatía, que se puedan poner en el lugar del otro, en el respeto, la tolerancia y la solidaridad.

Actitudes y aptitudes que los adultos deben tener para que los niños/as puedan imitar y aprender.

En el Bullying el problema no sólo está en la situación en sí, sino en las secuelas que puedan marcar la vida de una persona y sus relaciones para el resto de su vida.

Desde el 1 de noviembre hay un número de teléfono contra el acoso escolar 900 018018  funciona las 24 horas del día durante todo el año, de forma gratuita y anónima, las llamadas no quedan reflejadas en la factura de los usuarios. Y es accesible también para personas con discapacidad.

Ayudemos al que está sufriendo. Ayudemos a nuestros hijos a ser mejores personas.

La Mediación es un recurso que tenemos a mano para poder ayudarlos, mediante La Mediación aprendemos todos a gestionar el conflicto positivamente, educar para desarrollar las habilidades necesarias que permitan tratar los conflictos de forma no violenta.

La Mediación como un Recurso Preventivo al Bulliyng, creando en las escuelas un espacio de espacio de Paz, donde los conflictos se resuelven desde la confianza, el diálogo, la comunicación y el consenso.

Trabajar la prevención de los conflictos a través del análisis y negociación de los mismos, es un aprendizaje que les servirá para toda la vida; ya que el Conflicto es inherente al Ser Humano.

Desde La Mediación fomentamos las actitudes que hacen del conflicto una oportunidad de crecer, de desarrollarse. Donde los afectados sean tanto el acosado, el acosador como los observadores, tengan un espacio de CONFIANZA donde poder expresarse y decir lo que están viviendo. 

La Mediación como un método de resolver conflictos pacíficamente, sentando las bases para la vida presente y futura de alumnos, profesores y padres.

 

LA PAZ NO SE HACE, SE CONSTRUYE ENTRE TODOS.

 

Laura Correa Maini, 

psicologa mediadora.